¿Cómo ahorrar al usar el aire acondicionado?

En los meses de calor, tener la casa o el lugar de trabajo a una temperatura fresca y agradable es muy importante. Para ello, casi siempre solemos acudir al aire acondicionado, un elemento ya indispensable en nuestra actividad diaria. Pero si no sabemos utilizarlo bien, es posible que ocasione que nuestra factura eléctrica se dispare. A continuación te dejamos unos consejos para que puedas disfrutar de un verano bien fresquito utilizando tu aire acondicionado de una manera más eficiente:

1.    Aislamiento

Asegúrate que puertas y ventanas en tu casa u oficina están bien aisladas. A veces pensamos que una habitación tarda mucho en enfriarse porque necesitamos más potencia y, sin embargo, lo que ocurre es que se está escapando el frío por las rendijas. Revisa que las ventanas cierren bien (si son de doble cristal, mejor) y utiliza cortinas y estores para evitar el sol directo en la estancia que desees climatizar. Además de ahorrar dinero en tu factura, estarás evitando consumir energía innecesaria, respetando así el medioambiente.

ahorro energía

2.    Una temperatura adecuada

Es muy importante seleccionar bien la temperatura al encender el aire. Por cada grado que se baja la temperatura, sube un 8% el consumo. Por eso es importante saber qué temperatura es la mejor para cada época del año. En los meses de verano, con mantener la estancia entre 24 y 26 grados es suficiente. En invierno, entre 19 y 21 grados es la temperatura ideal (hay que tener en cuenta que esos meses vamos más abrigados). Recuerda además que poner una temperatura muy baja no hará que la habitación se enfríe antes.

3.    Aprovecha las funciones para programar y el modo eco

El mando del aire es mucho más que el botón de encendido/apagado y la regulación de la temperatura. En este post te enseñamos todos los secretos del mando. Entre otras cosas puede servirnos para programar el encendido/apagado a horas determinadas. Si programas su encendido media hora antes de llegar a casa, no hará falta que lo pongas a toda potencia al llegar. Asimismo, si te vas a dormir, puedes programarlo para que se apague a una hora determinada y así no esté encendido toda la noche. Y no olvides hacer uso del modo ECO, que permite mantener una temperatura constante en la estancia con un mínimo consumo de energía.

4.    Revisiones regulares

Mantente al día en las revisiones periódicas de tus aparatos de aire acondicionado, siempre con un técnico certificado. Así podrás detectar a tiempo pequeñas averías como fugas u obturaciones que podrían estar causando un consumo excesivo del aparato. Asimismo, en la revisión anual el técnico se encargará de limpiar los filtros y asegurarse que la presión del gas es la adecuada, garantizando así el correcto funcionamiento de tu aire acondicionado.

5.    Ojo a la unidad exterior

Los tejados o balcones suelen ser los lugares elegidos para ubicar las unidades exteriores. Sin embargo, si podemos colocarlas a la sombra evitaremos su sobrecalentamiento y con ello un consumo mayor. También contribuiremos a que el aparato sufra menos, alargando así su vida útil.

6.    Elige bien el modelo

Si vas a instalar un aire acondicionado, déjate asesorar por expertos que podrán aconsejarte sobre el modelo y las características que mejor se adaptan  tus necesidades. Siempre que sea posible elige modelos que cuenten con la certificación energética A+ o superior, pues garantizan una eficiencia energética óptima.

by Hitachi Cooling & Heating
15 Aug 2018