Construcción que respira: los materiales más sanos

Cada vez más, tratamos de recuperar las técnicas y materiales del pasado y acomodarlas a nuestra vida diaria. Los materiales del presente se amoldan a los utilizados tradicionalmente y esta combinación de estilos y texturas está en alza.

constucción que respira

La madera, la piedra, la cal o el adobe vuelven a ocupar un espacio importante en las construcciones, sustituyendo al ladrillo o al hormigón en muchas ocasiones. Aunque de entrada dichos materiales engrosen la factura, su altísimo rendimiento, sus acabados y la alta calidad de vida que nos proporcionan es digna de tener en cuenta.

 

¿Piedra o ladrillo?

Los muros de piedra ayudan a conseguir una temperatura adecuada en el hogar. La piedra se conserva fresca en verano y mantiene el calor en invierno, al igual que el producto de Aerotermia Yutaki de Hitachi. Si al construirlos se sustituye el cemento por cal, la degradación será mucho menor, ya que el cemento tiende a deshacerse con el tiempo.

 

Las hermosas edificaciones de la antigüedad se siguen manteniendo en pie gracias a estos materiales que ahora se van recuperando y, al contrario que en todas estas antiguas casas, castillos o iglesias, podemos ver edificios que en treinta o cuarenta años de vida presentan un aspecto envejecido o agrietado.

 

Las construcciones de ladrillo y cemento no siempre dejan que nuestra casa respire, de hecho los componentes de estos pueden llegar a provocar alergias y  otros problemas de salud.  El cemento contiene cal, silicatos, aluminio, hierro, magnesio y otros aditivos que son altamente corrosivos para el tejido humano. El contacto con todos estos materiales, no sólo en la construcción, sino en el aire que respiramos día a día, puede dañar nuestra salud.  Sustituyendo el cemento por el mortero de cal y arena nuestros muros serían igual de resistentes, o incluso más, pero sin el deterioro ni los riesgos del cemento.
La piedra es un material muy resistente y duradero. Su apariencia se mantiene inalterable con el tiempo y no requiere mantenimiento. Tiene una gran inercia térmica, lo que la convierte en un gran aislante que proporciona un importante ahorro en climatización, y además nos sirve de aislante acústico.

 

Pon madera en tu hogar

La madera forma parte de nuestra memoria genética. Es natural y acogedora, requiere de pocos cuidados y se mantiene en buenas condiciones durante mucho tiempo. Nos aísla del frío y de calor, y proporciona a nuestra casa el aspecto de hogar.

 

Los diferentes acabados de las maderas, las hacen aptas para cualquier superficie y estilo, y los diferentes tipos de maderas permiten que adaptemos su utilización a nuestros bolsillos.

 

by Hitachi Cooling & Heating
23 Oct 2018